Puno: Gas boliviano cuesta 23 y 30 soles mientras que el peruano 37 y 45

Economista precisó que los puneños ven con cierta inquietud cómo es que en Bolivia los precios son casi estándares pese a que, al igual que en el Perú, se transporta GLP a varias ciudades.

La demanda de gas natural boliviano en el altiplano radica en el alto costo y el precio diferenciado del carburante peruano en balones de 10 kilos. Los puneños pagan por GLP diversos montos. Ello fortalece la necesidad de contar con el combustible boliviano.

El gas peruano en la ciudad de Puno tiene un costo promedio de 37 soles. Cada familia consume alrededor de dos ráfagas al mes. Las empresas repartidoras alegan que el monto se debe al transporte distante entre distintas ciudades.

El monto varía en la ciudad de Juliaca, donde puede llegar a costar hasta 39 soles. En el asentamiento minero de La Rinconada, el monto es aún más elevado. Su costo se incrementa hasta en 45 soles, por ser una zona ubicada a cuatro horas de la ciudad de Juliaca.

El mismo balón, pero de contenido boliviano en la ciudad de Ilave, Pomata, Yunguyo, tiene un valor de 30 soles. En Desaguadero, frontera con Bolivia, es 23 soles.

“Esta diferencia de precio, en comparación a Bolivia, hace cada vez más fuerte la necesidad de contar con el gas boliviano natural en el Perú. Los costos golpean la canasta familiar básica. Para quien gana un sueldo mínimo legal, significa un día de trabajo”, explicó el economista Roberto Valencia.

Precisó que los puneños ven con cierta inquietud cómo es que en Bolivia los precios son casi estándares pese a que, al igual que en el Perú, se transporta GLP a varias ciudades. “Este panorama pone en evidencia que el gas natural extranjero es ya de necesidad pública. El argumento respecto al trasporte ayuda más a que la solución venga de Bolivia”.

El sociólogo Leonel Calli cree que las empresas transportadoras tienen que ensayar otra excusa para oponerse al gas boliviano porque la ciudadanía ya ha internalizado la necesidad de gas más barato en comparación a lo que ahora se paga. “La solución está en manos del gobierno. El Gasoducto del Sur va a demorar años”.(LR)

Artículos relacionados