Sicario condenado a 27 años de cárcel señala que pagó a jueces y le rebajaron a siete

Increíble: Casi en todas la investigaciones de las rondas, delincuentes terminan confesando que tras sus crímenes compran autoridades para salir libres.

Merlyn Ishpilco Infante un prontuariado delincuente dedicado al sicariato, quien en  2008 fue condenado a 27 años de cárcel, luego que  en junio del mismo año descuartizó al joven empresario trabajador de claro, Carlos Alberto Rojas Flores, a quien  le cortara las manos para ocultar sus huellas.

Gracias a la ayuda de presuntos jueces corruptos a los que hace alusión, hace tan solo unas semanas volvió a hacer noticia, luego de dispararle tres veces en la cabeza a una humilde campesina, quien falleció 15 días después en el hospital regional de Cajamarca, tras una intensa agonía.

Resulta increíble que en todos los casos de asesinatos, violaciones, robos que son investigados por las rondas campesinas y urbanas, los responsables terminen mencionando que tras cometer sus crímenes compran jueces y fiscales para salir libres, y pese a las reiteradas denuncias en los medios, los órganos de control no habrán investigación sobre las graves acusaciones.

El dia de ayer las autoridades ronderas presentaron a sicario ante el público en el centro poblado de Tual, para lo cual habrían citado a las autoridades policiales y Ministerio Público para entregarlo, sin embargo estos no acudieron al llamado de la rondas, no teniendo otra opción  trasladarlo al asesino hasta la DIVINCRI de Cajamarca en donde fue entregado.

Pese a las confesiones del crimen, ya en manos de la Policía este se desdijo y argumentó que las rondas lo obligaron a confesar, sin embargo el hoy ya detenido Artemio Flores Julcamoro, autor intelectual del asesinato de su esposa, también confesó que ante la policía que pagó a Merlyn Ishpilco Infante la suma de 4,500 soles para quitarle la vida a Justa Herrera.

Artículos relacionados