Trump amenaza a China con nuevos aranceles por 300.000 millones de dólares

China anuncia contramedidas si Washington continua intensificando de manera unilateral las sanciones comerciales.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, advirtió a Pekín que podría imponer a productos chinos aranceles adicionales por valor de 300.000 millones de dólares si es necesario, aunque agregó que todavía espera alcanzar un acuerdo comercial con el gigante asiático.

«En nuestras conversaciones con China están sucediendo muchas cosas interesantes. Veremos qué pasa (…) podría aumentar [los aranceles] otros 300.000 millones y lo haré en el momento adecuado», dijo Trump este jueves, citado por Reuters. El presidente no dio detalles sobre qué productos podrían ser afectados por el aumento arancelario.

«Pero creo que China quiere llegar a un acuerdo y creo que México tiene muchas ganas de alcanzarlo», dijo Trump antes de abordar el Air Force One en el aeropuerto irlandés de Shannon para viajar a Francia.

Poco después, Trump anunció que tomará la decisión sobre la aplicación de nuevos aranceles contra China después de la reunión del G20 que se celebrará los días 28 y 29 de junio en Japón.

«La mayor presión»
En respuesta, el Ministerio de Comercio de China aseguró que luchará hasta el final si el país norteamericano decide aumentar las tensiones comerciales.

El uso de «la mayor presión» por parte de EE.UU. ha causado serios reveses a las negociaciones comerciales, aseguró Gao Feng, portavoz ministerial. Pekín tendrá que adoptar las contramedidas necesarias si Washington decide aumentar unilateralmente las tensiones comerciales, advirtió.

El ‘libro blanco’ de Pekín
Este 2 de junio, el Gobierno chino advirtió en un informe oficial que la guerra comercial entre Pekín y Washington está perjudicando al mundo y a la propia economía estadounidense, al tiempo que señala a EE.UU. como único culpable del estancamiento de las negociaciones entre ambos países.

El ‘libro blanco’, publicado por la Oficina de Información del Consejo de Estado del gigante asiático bajo el título ‘La posición china sobre las consultas económicas y comerciales entre China y EE.UU.’, tacha de «totalmente infundadas» las acusaciones de Washington contra Pekín por retractarse de sus promesas en las negociaciones.

Por su parte, la Oficina del Representante de Comercio de EE.UU. y el Departamento del Tesoro de EE.UU. a través de una declaración conjunta expresaron la decepción de Washington por la decisión de Pekín de publicar el ‘libro blanco’, así como por las «recientes declaraciones públicas para perseguir un juego de culpas que tergiversa la naturaleza y la historia de las negociaciones comerciales entre ambos países».(RT)

Artículos relacionados