Inspectoría de la PNP solicita dar de baja a exescoltas de Chávarry

Hugo Robles y James Rodríguez son acusados de violentar la oficina que había sido lacrada por José Pérez.

La Dirección de Investigaciones de la Inspectoría General de la Policía Nacional concluyó que tres exmiembros de la escolta del exfiscal de la Nación Pedro Chávarry Cornejo, sí tuvieron participación en la irrupción de una oficina que había sido lacrada por el fiscal José Domingo Pérez.

Tras haber interrogado a los involucrados en el caso y de visualizar los videos registrados por las la cámaras de los pasadizos del Ministerio Público, la Dirección de Investigaciones atribuyó al suboficial superior Juan Arias Contreras haber cometido infracción contra el servicio policial, que se castiga con 4 a 10 días de rigor. Mientras que en el caso de los técnicos Hugo Robles Chiong y James Rodríguez Zavaleta, encontró que cometieron infracción muy grave contra el servicio policial, que se sanciona con el pase a la situación de retiro.

Juan Arias, Hugo Robles y James Rodríguez negaron haber actuado por mandato del exfiscal Chávarry para cooperar con la exasesora Rosa Venegas, cuyo objetivo era romper el lacrado de la oficina de Juan Duarte con el expreso propósito de poner a buen recaudo documentación que había sido inmovilizada por el fiscal Pérez.

Sin embargo, además de las imágenes registradas por las cámaras del Ministerio Público que sirvieron para sustentar las imputaciones, también fueron determinantes las declaraciones de los dos agentes de la División de Investigación de Delitos de Alta Complejidad (Diviac), los suboficiales Gloria Portocarrero Serván y Anthony Andía Fernández, quienes se encontraban custodiando el despacho lacrado y fueron testigos de los hechos.

Cuando los investigadores de la Inspectoría proyectaron los videos de las cámaras de seguridad, Portocarrero y Andía reconocieron a los escoltas de Chávarry, quienes los distrajeron y apartaron del lugar para que Venegas pudiera ingresar al despacho lacrado y llevarse material en custodia.

Testigos 
Para poder facilitar la incursión de Venegas, los escoltas de Pedro Chávarry habrían confabulado a la hora del almuerzo del 5 de enero para ofrecer a los agentes de la Diviac un espacio asignado a ellos para que consumieran sus alimentos, alejados de la oficina lacrada que debían vigilar. Andía y Portocarrero recién se dieron cuenta de la maniobra cuando vieron en las imágenes que mientras empezaban a comer, Rosa Venegas y los escoltas sacaban objetos de la oficina custodiada.

“Reconocí en las imágenes a los suboficiales Juan Arias Contreras, James Rodríguez Zavaleta y Hugo Robles Chiong, quienes nos facilitaron el ambiente de Seguridad del Estado para poder almorzar y coordinaron entre ellos para que se manipulara la oficina lacrada de la Fiscalía de la Nación y permitieron el ingreso de una persona luego identificada como Rosa Venegas Mello”, dijo la suboficial Gloria Portocarrero.

Los agentes de la Diviac iban a almorzar como siempre en el pasadizo para mantener la vigilancia del despacho lacrado, pero el escolta Hugo Robles les permite ingresar al ambiente de los policías de Seguridad del Estado: “Nos hizo pasar al fondo donde había un escritorio porque supuestamente estaríamos más cómodos”.

En el momento, como parte de la operación de distracción, se presentó el suboficial superior Juan Arias para hacerle diversas preguntas.

“Noté en todo momento una actitud de alerta por parte del suboficial Gerardo Robles, porque él era quien entraba y salía extrañamente y se mantenía parado cerca al ambiente donde almorzábamos”.

Lo que no queda en duda es que los efectivos no actuaron por su cuenta sino motivados o bajo el consentimiento del exfiscal Chávarry, quien dijo no saber nada. Pero las imágenes demostraron que todo el tiempo estuvo en el lugar.

El suboficial James Rodríguez fue el que rompió el lacrado
– El suboficial de la Diviac Anthony Andía confirmó la versión de su compañera de servicio, la suboficial Gloria Portocarrero. “Mientras almorzábamos, entraban y salían y hablaban por radio o teléfono y logré escuchar algunas palabras como ‘¡Esperen!’, ‘¡Ya van a salir!’”, dijo Andía.

– “El suboficial Arias nos hacía preguntas como: ‘¿Dónde trabajan? ¿Cómo trabajan? ¿Quién es su jefe? ¿Qué están haciendo en este lugar?’. Se le notaba que miraba a cada rato a la puerta de ingreso, caminaba y se volvía a sentar”, afirmó Andía.

– Y no dudó en señalar al que rompió el lacrado: “El suboficial James Rodríguez es quien con su mano efectúa presión sobre el rótulo y la cinta adhesiva, violentándolos y desplegándolos para que ingrese ilícitamente la mujer (Rosa Venegas)”, apuntó.

Artículos relacionados