Pedro Pablo Kuczynski renuncia a la presidencia del partido político PPK

La organización busca reconstituirse con nuevo nombre. Esto traería una recomposición del oficialismo. “Quiero dejar en total libertad al partido”, dice exmandatario.

El expresidente Pedro Pablo Kuczynski renunció a la presidencia del partido político Peruanos por el Kambio (PPK), con el que llegó al gobierno en el 2016. Esto ocurre luego de que dirigentes de la organización política le pidieron dejarla, como parte de una estrategia para reconstituir la agrupación con miras al 2021.

“Quiero dejar en total libertad al partido para que busque su ruta y sus líderes. Por consiguiente, renuncio ahora irrevocablemente a la presidencia del partido y deseo lo mejor en los nuevos rumbos al partido”, dice Kuczynski en carta dirigida al Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de PPK y a Gilbert Violeta, vicepresidente ejecutivo de la organización.

Además, ahora muestra una mirada más crítica a la actuación del fujimorismo: “La inestabilidad que se inició con la censura a varios ministros de nuestro gobierno y luego con un reiterado intento de vacancia presidencial, sin justificación constitucional alguna, fueron parte de un complot urdido en la entonces arrolladora oposición parlamentaria”, afirma Kuczynski.

También advierte dificultades en el cambio de denominación de PPK, concebida para llevar las iniciales del líder. “El nombre del partido debe reflejar esos ideales (promover desarrollo, crecimiento económico y revolución social). El problema es que PPK es hoy una marca conocida. Para transitar de ella hacia otro nombre se requerirá preparación en vez de meras declaraciones”, alega el expresidente.

¿Nuevo oficialismo?
La intención de recomponer el partido traería una reconfiguración del oficialismo en el Congreso. Los dirigentes de PPK buscan mayor peso del partido en la bancada, mientras el Gobierno muestra apertura con diferentes bancadas.

En 15 días, la asamblea general del partido tendrá que decidir el cambio de nombre. Los impulsores de esta variación quieren que luego también la bancada de PPK asuma la nueva denominación.

El congresista Jorge Meléndez, vocero de la bancada y militante del partido, considera que las decisiones de la organización política no tienen por qué asumirse en el grupo parlamentario. “Serán los miembros de la bancada en votación quienes decidan si se cambia el nombre o no”, dice.

Los ‘pepekausas’ en el Congreso son 11. De este grupo, la mayoría son invitados: Mercedes Aráoz, Carlos Bruce, Ana Choquehuanca, Juan Sheput, Sergio Dávila y Moisés Guía. Solo 5 son afiliados: Meléndez, Violeta, Janeth Sánchez, Alberto Oliva y Clemente Flores.

Si la bancada PPK no cambia de nombre, los afiliados tendrían complicaciones partidarias. Se prevé un posible quiebre: habrá quienes se queden como PPK y los que pasen al nuevo grupo parlamentario.

Para Carlos Bruce, cualquier variación dependerá de la posición que tome el nuevo partido, “pues la mayoría de la bancada apoya la gestión de Vizcarra”. Si esto no continúa así –dijo– quienes respaldan al gobierno formarían otra bancada y aseguró que cuentan con el número suficiente para hacerlo, pudiendo mantenerse como PPK.

El congresista Salvador Heresi, secretario general de PPK, apuntaría a sumarse a la bancada propartido.

Mientras tanto, el nuevo nombre para PPK y su nueva ideología son un misterio. (LR) 

Artículos relacionados